PROBIENESTAR TE CUENTA

Recientemente se ha resaltado en los medios de comunicación nuestra dieta como factor asociado al desarrollo de Cáncer de Colon, lo que quizá ha generado un pánico general relacionado al consumo de carnes rojas y alimentos procesados. Sin embargo, aún existe un número considerable de personas que sigue consumiendo excesivamente alimentos que silenciosamente pueden ir afectando este órgano indispensable para el cuerpo humano. En esta edición del Pro Al Día, estaremos informándote a cerca de cómo cuidar nuestro cuerpo y evitar que esta terrible enfermedad se apodere de tu vida.

El carcinoma de colon y recto constituye aproximadamente el 9% de todos los nuevos cánceres diagnosticados en el mundo, siendo el 4º cáncer más frecuente en hombres y el tercero en la población femenina. Pero… ¿Estamos haciendo lo suficiente por prevenirlo? Algunos estudios de gran escala han sugerido que la fibra en la alimentación, especialmente de alimentos integrales, puede reducir el riesgo de cáncer colorrectal. Así mismo, es claro que la alta incidencia del cáncer de colon está asociada al elevado contenido calórico de los alimentos de la grasa animal.  Múltiples estudios epidemiológicos han demostrado además la asociación con la obesidad, el consumo de alcohol, el tabaquismo, dietas bajas en consumo de frutas y vegetales, granos o vitamina D.

Si bien es cierto no existe una manera de prevenir el cáncer colorrectal, se pueden tomar medidas que ayuden a reducir su riesgo. Si tienes un antecedente familiar significativo de cáncer colorrectal o pólipos, con más razón debes atender las siguientes sugerencias:

  • Realizar pruebas de detección del cáncer colorrectal, por ejemplo, colonoscopia.
  • Mantener tu peso corporal estable.
  • Realizar actividad física.
  • Alimentarte de manera saludable y balanceada.
  • NO fumar.
  • Consumir vitaminas, calcio y magnesio.

¡Recuerda que el diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida o la de un familiar! ¡No esperes más!