PROBIENESTAR TE CUENTA.

Si bien es tentador suponer que cualquiera que rechace una vacuna tiene las mismas creencias, los temores de la mayoría de las personas que dudan de las vacunas no deben confundirse con las extrañas teorías de los antivacunas acérrimos. La gran mayoría de personas que dudan de estas, no tienen una agenda política y no están comprometidas con una causa anticientífica; simplemente están indecisas. La buena noticia es que muchas personas que inicialmente dudaban están cambiando de opinión.

Esto habría sido problemático si todavía estuviéramos lidiando con las variantes más antiguas del virus, pero la mayor transmisibilidad de la nueva variante delta ha aumentado la urgencia de llegar a la mayor cantidad de personas lo más rápido posible y, aunque se debe escuchar las preocupaciones de la gente, reconocerlas y darles información para que puedan tomar una decisión informada, lo cual incluso  todos podríamos aprender al discutir estos temas con nuestros amigos y familiares, en cualquier caso, vale la pena seguir la recomendación del Ministerio de Salud y acudir al centro de vacunación más cercano lo antes posible para completar la protección contra la covid-19

Otro punto peligroso: Al recibir la primera dosis (y no volver para completar el calendario de vacunación), el individuo corre el riesgo de quedarse con una falsa sensación de seguridad. Incluso puede pensar, equivocadamente, que ya es inmune ante coronavirus y seguir con su vida normal, sin cuidados básicos contra covid-19. Las recomendaciones, sin embargo, siguen siendo las mismas para quienes recibieron dos, una o ninguna dosis de la vacuna: Todos deben mantener la distancia física, usar mascarillas, lavarse las manos y asegurarse de que el aire se renueva en los interiores.

Es importante tener en cuenta estas buenas razones médicas para vacunarse: Evitar las secuelas de la Covid persistente, como la pérdida del olfato y la sensación de falta de aire, y los casos del síndrome inflamatorio multisistémico, un trastorno grave asociado a la Covid en un mínimo porcentaje.

A través de la historia de la salud en el mundo, se ha comprobado que las vacunas son parte de las estrategias más efectivas para hacer control de las enfermedades transmisibles, evitar mayores complicaciones y reducir la mortalidad de la población, además, son seguras y la comunidad científica no ha encontrado que produzcan efectos psicotónicos severos.

¡Las vacunas salvan vidas!
Desde que inició el esquema de vacunación en Colombia, se registró un descenso del 20 % en los casos activos con COVID-19 en personas mayores de 70 años, así como una reducción del 39 % en mayores de 80 años durante el tercer pico de la pandemia, lo que demuestra la efectividad de las vacunas.

Invitamos a todos a no perderse la oportunidad de recibir sus dosis de vacuna contra la COVID-19 y a asistir a los puntos de vacunación habilitados por el Distrito y/o las EPS de su ciudad.