PROBIENESTAR TE CUENTA.

Es probable que pienses en el cáncer de cuello uterino cuando escuches sobre la creciente incidencia del virus del papiloma humano (VPH). Por lo tanto, es posible que te sorprendas al saber que este virus de transmisión sexual también es una de las principales causas de cáncer de garganta (cáncer de orofaringe) y se transmite de persona a persona a través del sexo oral.

Aunque los cánceres orales se han relacionado durante mucho tiempo con el tabaquismo, en una investigación actual muestra que el VPH está directamente relacionado con algunos cánceres de garganta. De hecho, estos cánceres van en aumento y pronto superarán a los nuevos casos de cáncer de cuello uterino.

La mayoría de las veces, el VPH desaparece por sí solo y la mayoría de las personas nunca saben que lo tienen. Aún no se comprende porque el VPH persiste en otras personas durante décadas, causando potencialmente cáncer de garganta.

¿Cuáles son los riesgos?

El riesgo número uno de contraer el VPH oral y desarrollar cáncer de garganta relacionado con el VPH es tener múltiples parejas de sexo oral. Las mujeres experimentan menos cáncer de garganta relacionado con el VPH, porque pueden haber desarrollado una respuesta inmunológica para combatir el cáncer de cuello uterino. Los hombres no tienen la misma inmunidad. Fumar también aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de garganta y disminuye la respuesta al tratamiento en pacientes con diagnóstico de cáncer de garganta relacionado con el VPH. Corres mayor riesgo si fumas al menos un paquete al día durante 10 años.

¿Cómo limitar sus riesgos?

Cinco formas de ayudarte a limitar el riesgo de cáncer de garganta relacionado con el VPH:

  • Limita el número de parejas sexuales de por vida. El aumento del riesgo que implica un mayor número de parejas sexuales es aún mayor para las parejas sexuales orales. Además, use condones o protectores dentales de manera constante para obtener cierta protección.
  • Vacunar a los niños y adultos jóvenes. Para hombres y mujeres entre 9 y 45 años, una vacuna contra el VPH de tres dosis que puede prevenir la infección por VPH y probablemente reducirá el riesgo de desarrollar estos cánceres relacionados.
  • Realízate una prueba de detección. Las pruebas de detección periódicas aumentan las posibilidades de que detecte un tumor temprano. Tu médico palpará el cuello, examinará tu garganta e inspeccionará tu boca.
  • Visita al dentista. Hazte chequeos dentales con regularidad porque los dentistas suelen ser los primeros médicos en notar anomalías en la lengua y las amígdalas.
  • Limita el tabaquismo y el alcohol. Deja de fumar y minimiza el consumo de alcohol para reducir su riesgo.

 

¿A qué síntomas debes estar atento?

  • Masa o hinchazón en el cuello.
  • Dolor de oído.
  • Dolor al tragar (como si tuviera algo atascado en la parte posterior de la garganta.
  • Ronquidos (como un problema nuevo, sin aumento de peso repentino).
  • Dificultad para comer.
  • Cambios vocales (ronquera).
  • Dolor de garganta.
  • Ganglios linfáticos agrandados.
  • Pérdida de peso inexplicable.

Los síntomas del cáncer de garganta relacionados con el VPH a menudo pueden pasarse por alto porque son difíciles de reconocer y categorizar. Si alguno de los síntomas dura más de dos semanas, consulta a tu médico o a un especialista en oído, nariz y garganta. ¡Probienestar te cuida todo el tiempo!