PROBIENESTAR TE CUENTA.

Todos hemos sentido esa sensación de ardor o quemazón en la boca del estómago que acaba ascendiendo por la garganta. Lo normal es que la parte más cercana al esófago permanezca cerrada mientras se hace la digestión pero, a veces esta válvula se relaja y deja pasar los ácidos gástricos al esófago produciendo el ardor estomacal.

Se trata de un síntoma bastante común y su aparición no es algo que suceda al azar pues está muy relacionado con nuestros hábitos y algunos factores que debemos controlar, por ejemplo:

• El sobrepeso
• Ingesta de alimentos muy grasosos
• Ingesta de alimentos muy condimentados
• Irse a dormir sin reposar después de la comida
• Fumar
• Comida abundante

¿Cuáles son las causas del ardor de estómago?
La acidez de estómago es muy frecuente y casi todo el mundo la ha padecido alguna vez. Como sabemos, hábitos como fumar, beber alcohol, una vida sedentaria o una dieta poco equilibrada, favorecen la aparición de la acidez estomacal y gástrica pero no son las únicas.

• La presión sobre el abdomen en caso de sobrepeso o obesidad pueden favorecer la aparición de este síntoma, algo parecido pasa con las personas embarazadas.
• Enfermedades digestivas como la hernia hiatal o hernia de hiato también favorecen la acidez.
• Una alimentación poco equilibrada basada en alimentos como las grasas, frituras, el chocolate, té, café, cítricos, picantes y condimentos..

En contraposición encontramos también alimentos que favorecen la digestión, estos suelen ser frutas como la papaya y la manzana o verduras como la patata y la zanahoria.

Hay además distintos medicamentos que pueden tener como efecto secundario este ardor estomacal. Ejemplos de ellos son los antiinflamatorios y los medicamentos que se recetan para dormir, sin olvidar tampoco las evidencias científicas que lo relacionan con los anticonceptivos orales.

Ten presente que todo en exceso es malo y esta premisa también se aplica a nuestro estómago. Recuerda no llenarte más de la cuenta, masticar despacio, evitar las comidas copiosas y bebidas con gas, combinándolo con ejercicio físico.

Síntomas

La manifestación más común de esta dolencia gástrica es la sensación de ardor esofágico o quemazón.

Hay que tener en cuenta que la acidez puede ser algo normal, siempre y cuando no se sufra más de 2 veces por semana. Para prevenir la acidez se recomienda dejar pasar 2 o 3 horas entre la cena y la hora de acostarse e incluso elevar la cabecera de la cama unos 20 centímetros. 

 Hay además distintos medicamentos que pueden tener como efecto secundario este ardor estomacal. Ejemplos de ellos son los antiinflamatorios y los medicamentos que se recetan para dormir, sin olvidar tampoco las evidencias científicas que lo relacionan con los anticonceptivos orales.

Si los síntomas aparecen por primera vez por encima de los 50 años, si están acompañados de una dificultad o dolor al tragar, si generan una gran pérdida de peso, o si se percibe un dolor agudo alrededor del pecho o si la persona se asfixia, hay que llevar a cabo una consulta al doctor.