PROBIENESTAR TE CUENTA.

La inflamación es la forma en la que tu cuerpo cura el daño celular, pero a toda marcha, se vuelve peligroso y puede provocar afecciones como artritis, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y diabetes. Lo que comes puede afectar dicha inflamación, ya que esta, a menudo se desencadena como una forma de proteger tu salud cuando el sistema inmunitario nota algo extraño en el cuerpo. Si bien la inflamación intermitente puede ser protectora, la inflamación crónica se ha relacionado con muchas enfermedades graves.  Si quieres combatirla, empieza por echar un vistazo a tu cocina y cuando hagas tu lista de compras, agrega menos alimentos inflamatorios y más alimentos antiinflamatorios como vegetales, frutas, nueces, frijoles, semillas y pescado graso.

Hoy te compartimos cinco de los principales delincuentes alimentarios inflamatorios. ¡Presta mucha atención!

  1. Azúcares añadidos

Se ha vuelto cada vez más difícil evitar los azúcares añadidos porque los fabricantes de alimentos añaden grandes dosis para mejorar el sabor de muchos alimentos envasados. Pero los hechos demuestran que consumir demasiada azúcar agregada conduce a una inflamación crónica. Se trata menos de que el azúcar sea malo y más de cuánto comemos.

Aquí te dejamos ejemplos de azúcares añadidos

Primeramente: galletas, dulces y algunos cereales. Pero no olvides también a los culpables encubiertos, que incluyen:

  • Panes
  • Galletas saladas
  • Barras de granola.
  • Aderezos para ensaladas.

¿Por qué los azúcares añadidos causan inflamación?

Cuando digieres algo, el azúcar entra en tu sangre. Luego, la insulina pone el azúcar en las células para darles energía, pero cuando hay demasiada azúcar a la vez, la insulina trata de almacenar el exceso en las células grasas, lo que hace que se agranden. Con el tiempo, se muestra que esto puede provocar aumento de peso o resistencia a la insulina, que se asocia con otras afecciones metabólicas. Debemos saber que nuestro organismo no está diseñado para procesar cantidades excesivas de azúcar añadida a lo largo del día, debemos ser más conscientes a la hora de elegir productos y leer la etiqueta.

¿Cómo reducir los azúcares añadidos?

Es recomendable prestar mucha atención a las etiquetas de los alimentos:

Lista de ingredientes: Si ves azúcar o algún tipo de jarabe en la lista de los tres primeros ingredientes, es una señal reveladora de que se dirige a una sobrecarga de azúcar.

Información nutricional: Busca alimentos que tengan menos de 4 gramos de azúcares agregados por porción. La mayoría de las etiquetas incluyen una línea para azúcares añadidos.

  1. Grasas trans

Los fabricantes de alimentos crean grasas trans a través del proceso de hidrogenación. Agregar hidrógeno a la grasa cambia su textura, consistencia y vida útil. Pero se ha descubierto que no existe un nivel seguro de grasas trans para consumir. Por lo tanto, se recomienda apuntar a menos de un gramo de grasas trans por día. Un ejemplo claro de grasas trans es la mantequilla.

¿Por qué las grasas trans causan inflamación?

Las grasas trans elevan los niveles de colesterol malo (LDL) y reducen los niveles de colesterol bueno (HDL). Ambas acciones pueden aumentar su riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y diabetes tipo 2.

¿Cómo limitar las grasas trans?

Una forma de saber si un artículo está realmente libre de grasas trans es observar los ingredientes. Si ves aceites hidrogenados o aceites parcialmente hidrogenados en la lista de ingredientes, entonces el alimento contiene grasas trans.

  1. Carnes rojas y procesadas

Las carnes procesadas han sido saladas, curadas, fermentadas o ahumadas con fines de sabor o conservación. Las investigaciones muestran que tanto las carnes procesadas como las rojas tienen un alto contenido de grasas saturadas, lo que provoca inflamación.

Ejemplos de carnes rojas y procesadas

  • Tocino
  • perritos calientes
  • Cecinas de carne.
  • Pepperoni 
  • Salami
  • Embutidos

 ¿Por qué las carnes rojas y procesadas causan inflamación?

Los estudios han demostrado que un mayor consumo de estas carnes provoca cáncer, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, todo lo cual va de la mano con la inflamación.

Cómo reducir el consumo de carnes rojas o procesadas

Limite las comidas que contienen carne a una vez al día. Trata la carne como una guarnición en lugar de un plato principal; en su lugar, haga que las verduras, las frutas y los carbohidratos llenos de fibra sean los platos principales. Elije carnes que tengan menos de cuatro gramos de grasa saturada por porción.

  1. Omega-6

Los ácidos grasos omega-6 son grasas que su cuerpo utiliza para obtener energía. Como su cuerpo no puede producirlos, los obtiene de los alimentos que come.

Los alimentos ricos en omega-6 incluyen:

  • Aceite de canola.
  • Aceite de maíz.
  •  Mayonesa
  • Aceite de cártamo.
  • Aceite de girasol.
  • Aceite de cacahuete.

¿Por qué los omega-6 causan inflamación?

Necesitamos estos ácidos grasos para un crecimiento y desarrollo normales. También contribuyen al buen tipo de inflamación en el cuerpo que ayuda a curarte. Pero se necesita un equilibrio saludable de omega-6 en el cuerpo. Consumir omega-3 (grasas que obtienes de alimentos como el salmón, las nueces y la linaza) te ayuda a lograr ese equilibrio. Si no tiene suficientes omega-3 y demasiados omega-6, crea una respuesta proinflamatoria y una inflamación constante.

¿Cómo limitar los omega-6?

  • Coma más alimentos ricos en omega-3.
  • Coma menos alimentos ricos en omega-6.
  • Use aceite de oliva para cocinar a fuego lento (es más bajo en Omega-6)
  • Use aceite en aerosol para engrasar las sartenes cuando cocine.
  1. Carbohidratos refinados

Los carbohidratos refinados son despojados de tu nutrición y carecen de fibra. Estos carbohidratos procesados se están convirtiendo en un pilar en la dieta de muchas personas.

Ejemplos de carbohidratos refinados

  • Panes y bollos.
  • Galletas saladas
  • Papas fritas.
  • Cereales azucarados.
  • Arroz blanco.

¿Por qué los carbohidratos refinados causan inflamación?

Es similar a los azúcares añadidos porque nada ralentiza su descomposición. Llegan al torrente sanguíneo rápidamente y elevan tu nivel de azúcar en la sangre y el nivel elevado de azúcar en la sangre crea una respuesta inflamatoria. El cuerpo está tratando de eliminar el azúcar de tu sangre, por lo que estimula esa inflamación.

¿Cómo limitar los carbohidratos refinados?

En lugar de evitar los carbohidratos por completo, reemplaza los carbohidratos refinados con alternativas 100 % integrales como la quinua, la avena y el arroz integral. Estos tardan más en digerirse, por lo que no aumentarán el nivel de azúcar en la sangre más rápido.

Llevar una sana alimentación ayudará rápidamente a que disminuya la inflamación. Probienestar te invita a poner en práctica estos consejos y cuidar de tu salud todo el tiempo.