PROBIENESTAR TE CUENTA.

Las personas vienen en todas las formas, tamaños y colores. No debería sorprender que la anatomía genital femenina también sea muy variable. La anatomía femenina, puede diferir mucho de una niña a otra o de una mujer a otra, y en una persona, la apariencia puede cambiar con la edad.  Aun así, es posible que te preguntes si tu apariencia es típica. Es por eso, que hoy te compartimos lo que cuenta como “normal” cuando se trata de tus partes femeninas.

Primero, demos un rápido repaso de la anatomía. La gente a menudo usa el término “vagina” para describir los genitales femeninos. Pero la vagina es lo que está adentro. Es un tubo elástico que se extiende desde la abertura vaginal hasta el útero. Los pedacitos que puedes ver desde el exterior se conocen como la vulva, la cual tiene varias partes:

  • Labios: estos son los pliegues de piel alrededor de la abertura vaginal. Hay dos conjuntos: los labios carnosos externos (labios mayores) rodean los labios internos (labios menores).
  • Clítoris: esta estructura está llena de terminaciones nerviosas y se hincha cuando estás excitada. Tiene aproximadamente el tamaño de un guisante y se encuentra en la parte superior de los labios menores.
  • Mons pubis: esta es el área carnosa sobre los labios. En adultos, es el área cubierta de vello púbico.

¿Cómo son los labios vaginales normales?

La apariencia de los labios puede diferir mucho de una persona a otra.

Color

Los labios vienen en un arco iris de tonos naturales, desde rosa o morado hasta marrón o negro. Es común que los labios sean un poco más oscuros que el resto de la piel, especialmente en las mujeres negras. El color de los labios también puede cambiar y pueden volverse más pálidos a medida que envejeces o más oscuros cuando estás excitada. Pero si de repente están de color rojo brillante e inflamados, podría ser un signo de infección (y una razón para consultar a su médico).

Forma

La forma de los labios varía mucho de mujer a mujer. Algunas formas comunes incluyen:

  • Labios exteriores más largos: Los labios exteriores pueden ser largos o cortos. En algunos casos, se unen para ocultar los labios internos.
  • Labios internos más largos: A veces, los labios internos se extienden por debajo de los labios externos.
  • Labios internos expuestos: En algunas mujeres, los labios externos son cortos o curvos, dejando al descubierto los labios internos (incluso si los labios internos no son muy largos).
  • Asimetría: Los labios torcidos no son inusuales. Un lado de los labios internos o externos puede ser más largo que el otro.

Tamaño

Algunas mujeres tienen labios más grandes, otras más pequeños y debes saber que pueden cambiar con la edad. A medida que las niñas crecen, su vulva crece con ellas y cuando se va acercando la menopausia, el cambio de hormonas puede hacer que la vulva se encoja un poco.  Algunas niñas y mujeres tienen lo que se conoce como hipertrofia labial, labios agrandados. Puede afectar los labios internos o externos, pero es más común en los labios internos. La condición es inofensiva y solo parte de la variación humana normal. Aun así, puede causar irritación o incomodidad en algunas mujeres cuando realizan ciertas actividades, como andar en bicicleta o montar a caballo. La mayoría de las mujeres pueden manejar la incomodidad con cambios en el estilo de vida, como evitar ciertas actividades o usar ropa interior diferente, pero en algunos casos, las mujeres con una vulva agrandada pueden beneficiarse de una cirugía de reducción para hacerla más pequeña.

Variaciones vaginales

Al igual que las estructuras externas, la anatomía interna de la mujer también varía. La longitud promedio de la vagina (el tubo elástico) es de 4 pulgadas, pero puede ser más larga o corta, más ancha o estrecha. Sin embargo, el tamaño realmente no importa, ya que la vagina se estira naturalmente durante las relaciones sexuales y el parto. Después de tener un bebé, puede permanecer agrandado por un tiempo. Para algunas mujeres, permanece así, pero en otras, vuelve a su estado anterior al embarazo. Otras mujeres pueden tener problemas para insertar un tampón o tener relaciones sexuales y pueden llegar a pensar que su vagina está demasiado apretada, pero rara vez es así.

Ahora, la sensación de una vagina demasiado pequeña generalmente es causada por:

  • Infecciones
  • Disfunción del suelo pélvico.
  • Vulvodinia (dolor crónico de la vulva).
  • Sequedad o cambios en la lubricación natural.
  • Cambios en la elasticidad (más común en la menopausia).

La sensación de la vagina también puede cambiar. La pared vaginal tiene pliegues naturales que se sienten como crestas. Durante la perimenopausia y la menopausia, esas crestas pueden aplanarse porque la vagina ya no es tan elástica como antes y el sexo puede volverse doloroso. En estos casos, las píldoras o cremas de reemplazo hormonal pueden ayudar.

 

¿Cuándo ver al médico?

Cuando se trata de la anatomía femenina, la variación es la regla, no la excepción. Está bien si tu vulva se ve diferente a la de todas las demás, pero si tienes alguna duda, consulta a tu médico ya que este, puede ayudarte y asegurarte de que no haya ningún problema en el sur.

Te recomendamos visitar al especialista si padeces:

  • Síntomas como dolor, picazón, rozaduras o mal olor.
  • Problemas para insertar tampones.
  • Dolor o problemas para tener relaciones sexuales.

Puede resultar un poco incómodo plantear tus inquietudes al especialista. Pero recuerda: los médicos han escuchado (y visto) de todo, esto hace que puedan ayudarte a obtener la atención y el tratamiento que necesitas. Agenda tu cita y disfruta tus beneficios con Probienestar.